Contacto: grsupremo@hotmail.com
Director General: Luis Fernando Ramírez Acosta
Contacto: grsupremo@hotmail.com Director General: Luis Fernando Ramírez Acosta Visitantes: 3,583,995
 
 
Las cuotas escolares
Entre Nos
Carlos Santamaría Ochoa Ago 08, 2019 - 10:11 AM
Somos los mexicanos inconformes para pagar: no queremos pagar cuotas escolares, porque estamos acostumbrados a un paternalismo enfermizo del gobierno, que pensamos nos debe de dar todo hasta sin merecerlo. No podemos ser capaces de pensar en cumplir obligaciones, sino nada más en exigir derechos. Mal, muy mal.

Y cuando se vienen las clases el tema aflora: las cuotas escolares y la exigencia de quienes gastan cientos y hasta miles de pesos semanales en borracheras, porque no quieren pagar una cuota escolar que tiene razones para ser cobrada.

Veamos: quienes hemos tenido a hijos en la escuela sabemos que ellos tienen de repente necesidad de ir a un baño higiénicamente limpio y sanitizado, que hay que comprar escobas, pagar un teléfono al servicio de los chicos cuando se requiere y muchos otros gastos más que la Secretaría de Educación pública NO ASUME y alguien tiene que cubrir.

Entendemos que a educación es laica y gratuita, pero no podemos asumir que nos den hasta los botes de agua purificada; hay cosas que tenemos que cubrir. En algunas escuelas se les pide a los niños y jóvenes llevar su papel higiénico para sus propis necesidades, porque nadie lo paga más que ellos, y entonces, los irresponsables parranderos de fin de semana se quejan de que se tiene que pagar una cuota.

No estamos de acuerdo en que sean cuotas elevadas o fuera de contexto, pero tampoco asumimos que deba ser todo gratis.

Nos piden colaborar en la cooperativa o algo para sacar fondos y nunca podemos y dejamos la responsabilidad a los otros padres fuera de nuestras obligaciones, porque nosotros estamos muy ocupados viendo televisión o cateando.

Sí somos, y miente quien diga que no es comodino en ese aspecto.

Se requiere participar activamente y exigir cuentas claras a las escuelas. De esa forma, los encargados de la Sociedad o Asociación de padres de familia deberá rendir cuentas claras, y nosotros tener el tiempo para hacer una auditoría, revisión o como le quiera llamar, pero que garanticen el buen ejercicio de nuestro dinero, que, finalmente, es para nuestros hijos.

No seamos comodinos por favor, cumplamos con nuestras obligaciones, pero por favor, exijamos a las autoridades que se transparenten los procesos de adquisición de bienes que son para nuestros hijos.

Y a la Secretaría de educación Pública, establecer mecanismos de control, ya que no tienen la capacidad de enfrentar estos gastos, para vigilar un correcto funcionamiento y ejercicio económico.

Fíjese qué cosas: los que más protestan son los que menos colaboran y los que ponen piedras en todo lo que se lleva a cabo para que salga mal: pareciera que se vanaglorian porque haya fracaso en los procedimientos administrativos.

Definitivamente, no podemos inconformarnos -es nuestro punto de vista, respetable como otros- con las cuotas que se solicitan y que casi siempre son impuestas por los mismos padres, aunque lo que criticaríamos es que siempre están las autoridades del plantel opinando sobre cantidades y más, claro, porque son ellos los que ejercen estos dineros.

Pensemos en nuestros hijos, pensemos que necesitan insumos y que hay cuotas de luz y aire acondicionado que consumen nuestros hijos para poder estudiar más cómodamente, y en ese sentido tenemos que participar, tenemos que colaborar.

No seamos tacaños, dejemos de comprar un cartón de cerveza o un par de hamburguesas y participemos en las cuotas de las escuelas de nuestros hijos, que es únicamente por su bienestar.

Total, sin no queremos colaborar en nada, es muy sencillo: sáquelos de la escuela, edúquelos como le venga en gana y déjese de responsabilidades que debe asumir, dejando la conchudez a un lado.

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com
 
» Publicidad
 
» Últimas Editoriales
El Cartón